¿Qué es G-Sync y en que consiste esta tecnología?

El sector gaming crece a un ritmo imparable y en los últimos años están apareciendo nuevas tecnologías que permiten una mejor experiencia con videojuegos y un mayor realismo. En este artículo te vamos a contar qué es la tecnología G-Sync de NVIDIA y como funciona.

Esta tecnología cada vez es más común de encontrar en monitores y también en televisores, aunque eso sí suele estar sólo disponible en los de gama alta. No obstante, si eres un auténtico gamer, es recomendable que te hagas con un equipo disponible con esta tecnología.

A continuación, vamos a explicarte en detalle en que consiste la tecnología G-Sync y cuales son las ventajas que proporciona a la hora de jugar y porque es importante.

¿Qué es la tecnología G-Sync de Nvidia?

G-Sync es una tecnología desarrollada por la conocida compañía NVIDIA, marca especializada en tarjetas gráficas y otros componentes de hardware.

Lo que hace la tecnología G-Sync, es sincronizar la velocidad de cuadros (FPS) de una tarjeta gráfica compatible con esta función, con la velocidad de actualización (Hz) de un monitor que soporte G-Sync.


Esto trae como ventaja, una tasa de refresco dinámica o variable que elimina completamente el llamado efecto desgarro y el tartamudeo de la pantalla. Elimina el efecto bandera en la pantalla, la demora en la entrada de VSync y los saltos.

Los monitores convencionales funcionan a una frecuencia de actualización fija, normalmente 60 Hz, 100 Hz, 144 Hz, etc. Esto significa que la pantalla se refresca 60 veces en un segundo (si es un monitor de 60Hz) para producir la imagen.

Para crear la imagen en primer lugar, la GPU debe, por supuesto, renderizar un cierto número de cuadros y enviarlos a la pantalla.

Si la GPU no es lo suficientemente potente para mantener la velocidad de actualización del monitor, los videojuegos provocarán un tartamudeo o también conocido como stutter en la pantalla. Si la tarjeta envía más cuadros que la velocidad de actualización del monitor, se producirán micro-cortes.

Aquí es donde la tecnología G-Sync entra en juego para eliminar o reducir en gran medida estos problemas siempre y cuando su tasa de fotogramas por segundo permanezca dentro del rango de la tasa de actualización dinámica, que comienza a 30 Hz/FPS y continúa hasta la tasa de actualización máxima del monitor.

Permite cambiar dinámicamente la velocidad de actualización de la pantalla según la intensidad del trabajo requerido por la tarjeta gráfica.

Como te decíamos, las pantallas que soportan G-Sync suelen tener un incremento en el precio que puede ser importante. Esto es debido, a que a diferencia de los monitores para juegos convencionales, los monitores con G-SYNC tienen un módulo especial incorporado para habilitar la velocidad de actualización variable.

Modulo especial integrado para G-Sync de Nvidia

Modulo especial integrado para G-Sync de Nvidia

Certificaciones G-Sync: Diferencias

Dentro del ecosistema G-Sync, hay tres tipos de certificaciones para diferenciar el rendimiento final que van a poder obtener cada equipo. Así como veremos ahora, la más alta es la Ultimate, luego la estándar y por último la que se cataloga como simplemente compatible.

G-Sync Ultimate

Hay una versión denominada Ultimate, que proporciona soporte para juegos en HDR con un mínimo retardo de entrada, conservando todos los beneficios originales de G-Sync.

Requisitos NVIDIA G-Sync Ultimate:

  • Tarjeta gráfica que soporte de G-SYNC – GTX 1050 o superior
  • Un monitor con al menos 1.000 nits de pico de brillo, espacio de color DCI-P3 y retroiluminación de matriz completa.
  • DisplayPort 1.4
  • Sobremarcha variable, velocidad de refresco, overclocking y ULMB

G-Sync

Esta es la versión estándar, que a diferencia de la versión Ultimate no cuenta con especificaciones dedicadas para HDR.

Procesador NVIDIA G-Sync

Procesador NVIDIA G-Sync

Compatible con GSync

Y por último está la certificación que NVIDIA ofrece a monitores y televisores indicando que realmente no usan procesadores NVIDIA, pero que están validadas por la marca. Da una garantía de que ese dispositivo es compatible con tasa de refresco variable (VRR) y va dar una buena experiencia de juego sin fragmentación de la imagen ni parpadeos.

Monitor gaming ASUS VG278QR compatible con G-Sync

Monitor gaming ASUS VG278QR compatible con G-Sync

Ver precio en Amazon

Aparte de no contar con el módulo integrado propio de la marca, estos dispositivos, no han pasado los 300 tests que la compañía hace para asegurar la calidad.

Esta certificación la podemos encontrar en los monitores de gama más económica y es un buen punto de partida para los que quieren disfrutar de un monitor gaming, pero sin invertir demasiado.

Televisores compatibles con G-Sync

En septiembre de 2019, NVIDIA se asoció con LG para habilitar la tasa de refresco variable en los televisores OLED C9, E9 y Z9 de LG a través de HDMI 2.1.

Así son los televisores LG 2020: Conoce la nueva gama

La nueva gama de televisores LG para 2020 muestra la apuesta de la compañía por el 8K con una ampliación de modelos, un ...

En noviembre de 2019, LG se convirtió en el primer fabricante de TV en añadir soporte para G-Sync. Los primeros modelos de LG que recibieron compatibilidad, fueron los modelos OLED series C9 y E9. De la nueva gama 2020, los modelos compatibles son las nuevas series BX, CX, GX y ZX.

Televisores LG OLED con G-Sync

Televisores LG OLED con G-Sync

Con estos modelos OLED de LG se consigue una baja latencia y una respuesta fluida en los juegos con frecuencia de actualización variable muy fluida, sin desgarros ni retrasos de entrada.

Televisores LG con G-Sync recomendados

55" LG OLED55CX con G-Sync

Procesador α9 Gen3, Dolby Vision/ATMOS, HDMI 2.1
logo amazon

65" LG OLED65CX con G-Sync

Procesador Iα9 Gen3, Dolby Vision/ATMOS, HDMI 2.1
logo amazon

Monitores compatibles con G-Sync

El listado de monitores compatibles con G-Sync es mucho más amplio y los principales fabricantes disponen de modelos compatibles con esta tecnología.

Monitores con G-Sync recomendados

Monitores FreeSync compatibles con G Sync

Hay gran número de monitores que en vez de ser compatibles con G-Sync, lo son con FreeSync . No obstante, algunos de estos monitores que soportan FreeSync, también pueden soportar VRR con tarjetas NVIDIA, sin embargo, en este caso, la calidad del rendimiento no está garantizada.

En enero de 2019, NVIDIA publicó una actualización del controlador que permite a las tarjetas gráficas GTX 10, GTX 16 y RTX 20 (o más recientes) utilizar la frecuencia de actualización variable a través de DisplayPort en los monitores FreeSync.

Qué es G-Sync y en que afecta a los videojuegos

Qué es G-Sync y en que afecta a los videojuegos

Además, los futuros monitores G Sync serán compatibles tanto con HDMI-VRR como con Adaptive Sync a través de HDMI y DisplayPort. Esto hará que se pueda disfrutar de VRR en un monitor de juego con un módulo G-SYNC integrado, usando una tarjeta gráfica AMD o una consola compatible.

Hasta la fecha, muchos monitores NVIDIA han sido certificados como compatibles con G-SYNC, lo que significa que estos monitores FreeSync están garantizados para trabajar sin parpadeos, artefactos visuales, fantasmas excesivos u otros problemas.

Otras pantallas FreeSync también pueden ofrecer VRR (Variable Frame Rate) para tarjetas NVIDIA compatibles, pero la calidad del rendimiento no está garantizada.

Si tienes problemas para que FreeSync funcione en tu tarjeta NVIDIA, hay varias cosas que puedes hacer:

  • En primer lugar, utiliza el DDU (Display Driver Uninstaller) para eliminar completamente los controladores antiguos y realizar una nueva instalación.
  • Actualiza los controladores de NVIDIA. Necesitas al menos la versión WHQL 417.71 para que FreeSync funcione, pero las actualizaciones recientes pueden contener ciertas correcciones útiles.
  • Utiliza CRU (Custom Resolution Utility) para aumentar o disminuir el rango de la tasa de actualización variable.
  • Usa RTSS (RivaTuner Statistics Server) para limitar su tasa de FPS (Frames Per Second) a por lo menos 2 frames por debajo de la tasa máxima de refresco del monitor.

Prueba a jugar con los dos modos de FreeSync (Básico y Extendido) si el monitor tiene dos modos. Los problemas más comunes incluyen el parpadeo/tartamudeo de la pantalla cuando la tasa de FPS/Hz cae por debajo del rango dinámico y dispara el LFC, y el encendido del monitor con demasiada frecuencia.

ULMB (Ultra Low Motion Blur)

Aunque G-SYNC proporciona una experiencia de juego más suave al evitar el desgarro de la pantalla, reducir el tartamudeo y disminuir el retardo de entrada, no tiene ningún efecto sobre el desenfoque de movimiento.

Por este motivo, muchos de los monitores que vienen con G-SYNC también vienen con una función llamada ULMB. Cuando esta tecnología se activa, escanea la luz de fondo para reducir la percepción de movimiento borroso.

ULMB sólo funciona a ciertas frecuencias de actualización fijas predeterminadas como 100 Hz, 120 Hz, etc. y no puede activarse al mismo tiempo que G-SYNC. También mencionar, que el usos de ULMB, tiene una desventaja importante y es que reduce el brillo de manera significativa.

G-Sync vs. FreeSync y VSync: Diferencias

Vamos a hacerte ahora una breve recopilación de las diferencias que hay entre G-Sync, FreeSync y V-Sync.

De manera breve, G-Sync es una versión mejorada de VSync. Puedes encontrar VSync en los ajustes del controlador de pantalla o en los ajustes del videojuego.

Activar VSync hace que la GPU mantenga el cuadro hasta que el monitor esté listo para mostrar. Esto elimina el desgarro de la pantalla, pero aumenta el retardo de entrada. Esto ocurre incluso en monitores con mayores frecuencias de actualización, pero el impacto del retardo de entrada es mucho menor en estas pantallas.

Cuando se desactiva el VSync, la GPU envía las imágenes al monitor tan pronto como se renderizan, independientemente de si el monitor ha completado su ciclo de actualización y está listo para pasar a la siguiente imagen. Esto causa una rotura de pantalla cuando las cosas se desincronizan.

Si tienes una tarjeta gráfica de AMD, deberías buscar una pantalla FreeSync certificada por G-Sync o un monitor de juegos normal con AMD FreeSync.

FreeSync es la tecnología desarrollada por AMD y que es la competidora directa a GSync de NVIDIA. La tecnología FreeSync puede ser adoptada de manera más fácil debido a que su implementación es más barata y sencilla.

Lo bueno de Freesync, es que como decimos es más fácil de implementar y lo hace compatible con más dispositivos.

Si tienes la Xbox One X o One S o ya incluso tienes las nuevas Xbox Series X o Series S puedes jugar ya a una frecuencia de actualización de 120 Hz y en estas últimas al ser compatibles con HDMI 2.1 puedes jugar a resolución 4K y HDR a 120 Hz. Son compatibles con FreeSync para que puedas jugar a tasa de refresco variable VRR si tu televisor también dispone de esta función.

El televisor de 2020 compatible con FreeSync que más te recomendamos en relación calidad precio es el Q70T de Samsung que va a ofrecerte una excelente experiencia gaming.

Los monitores FreeSync no tienen un módulo dedicado dentro de la pantalla, así que no hay ningún coste adicional.

Mejores ofertas de la semana en electrónica

Sin embargo, los monitores FreeSync suelen tener un rango dinámico más estrecho. Por ejemplo, un monitor G-SYNC de 144 Hz tiene un rango dinámico de 30 Hz-144 Hz, mientras que un monitor FreeSync de 144 Hz estándar tiene típicamente un rango VRR de 48-144 Hz.

Por supuesto, hay excepciones en las que un monitor FreeSync puede tener el mismo amplio rango dinámico, pero es menos común. La mayoría de los monitores FreeSync también son compatibles con la tecnología LFC de AMD, que garantiza un rendimiento sin problemas al multiplicar la frecuencia de actualización cuando la tasa de FPS cae por debajo del rango dinámico.

Por ejemplo, si un monitor FreeSync tiene un rango de VRR de 48-144 Hz y se obtienen 47 fotogramas por segundo, la pantalla cambia la frecuencia de actualización a 94 Hz (el doble de la frecuencia de actualización) para un rendimiento más suave. Las pantallas con G Sync hacen lo mismo.

Finalmente, todas las pantallas G-Sync soportan sobremarcha variable (Variable Overdrive), lo que permite cambiar dinámicamente el tiempo de respuesta según la tasa de actualización actual. Esto elimina el efecto fantasma a altas velocidades de refresco y el exceso de píxeles a bajas velocidades de refresco.

Los monitores FreeSync, sin embargo, no pueden cambiar dinámicamente el tiempo de respuesta de la sobremarcha. Por lo tanto, si se aplica una sobremarcha agresiva y la tasa de fotogramas cae, se produce un exceso de píxeles. Afortunadamente, esto no ocurrirá a menudo.

A modo de resumen general, la tecnología FreeSync se posiciona como la mejor alternativa para los jugadores con un presupuesto más ajustado. Por contra, G-Sync ofrece realmente un mejor rendimiento y es la mejor opción si quieres la máxima calidad aunque eso conlleve pagar algo más.

Esperamos que después de esta guía sepas qué es G-Sync y en que consiste y que beneficios trae esta tecnología.

TE PUEDE INTERESAR
Déjanos aquí tus comentarios

      Deje una respuesta

      En este formulario se solicita al usuario un nombre y una dirección de correo electrónico. Estos datos se utilizan únicamente para publicar, despublicar y moderar comentarios. Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente, en lugar de mantenerlos en una cola de moderación.

      Si dejas un comentario en nuestro sitio, puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año.

      TV & Hi-Fi Pro