¿Qué es un radiador pasivo en un altavoz? Así es como funciona

Cuando pensamos en los altavoces, rápidamente nos vienen a la mente componentes como el cono, la bobina y el imán. Estos son los elementos clave, pero hay uno menos conocido que también desempeña un papel fundamental: el radiador pasivo.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es exactamente el radiador pasivo y cómo afecta a la calidad del sonido en los altavoces. Descubrirás cómo este componente funciona en conjunto con los demás, para crear una experiencia auditiva mejorada.

Asimismo, conocerás las ventajas que ofrece el uso de este elemento y cómo puede influir en el rendimiento general de los altavoces.

Radiador pasivo en altavoces: una introducción a su funcionamiento

Un radiador pasivo, también conocido como radiador de graves, es un componente utilizado en algunos altavoces para mejorar la reproducción del sonido. Si tienes alguno de tipo portátil sobre todo de la marca JBL, los puedes identificar fácilmente. Es muy común en estos dispositivos y suelen estar colocados a los extremos.

Radiador pasivo en altavoz portátil de JBL
Radiador pasivo en altavoz portátil de JBL

No obstante, aunque se han hecho populares por usarse en este tipo de altavoces, se utilizan en otros equipos de sonido como torres, altavoces de estantería, en sistema para car audio, etc.

A diferencia de los altavoces tradicionales que utilizan diafragmas activos impulsados por una bobina móvil, los radiadores pasivos carecen de esta bobina y no cuentan con energía eléctrica propia para producir sonido. Es decir, está diseñado para vibrar en respuesta a la presión del aire generado por el cono principal del altavoz.

Un radiador pasivo funciona usando un principio físico llamado movimiento armónico simple. Aunque suene muy técnico, vamos a intentar explicarlo de manera sencilla. Básicamente, tiene una membrana flexible llamada suspensión, que está conectada a la estructura principal del altavoz con tirantes rígidos o algo similar.

Estos tirantes permiten que la membrana se mueva hacia arriba o hacia los lados cuando es estimulada por las ondas sonoras que provienen de los otros componentes del sistema, habitualmente de los woofers que se encargan de reproducir sonidos graves.

Como no tiene una bobina móvil, imanes permanentes ni amplificadores internos, el sonido hace que la membrana se mueva solo de forma mecánica. En resumidas cuentas, al moverse hacia adelante, comprime el aire en el interior del altavoz, y al moverse hacia atrás, lo descomprime.

La vibración del radiador pasivo crea ondas de presión adicionales y ayuda a aumentar la respuesta de bajos del altavoz.

Se estima, que para lograr un rendimiento óptimo, es fundamental que el radiador de bajos desplace al menos el doble del volumen de aire movido por el altavoz. En base a diversas pruebas, esta es la proporción ideal de desplazamiento de aire para conseguir una correcta respuesta de graves en el sistema de audio en el que se implemente.

Por otro lado, aunque no requiere una potencia adicional como un transductor activo, su desempeño puede depender de la potencia del amplificador conectado al altavoz principal. El amplificador tiene que tener una potencia adecuada para impulsar tanto el conjunto de todos los drivers, como el radiador de graves de manera eficiente.

Ventajas y desventajas del uso de un radiador pasivo

Como suele ocurrir con todo, hay una serie de ventajas y de desventajas al añadir este componente a un altavoz. Aquí te explicamos las principales.

Ventajas

  1. Mejora en la respuesta de bajos: Los radiadores pasivos permiten una mayor capacidad para reproducir y vibrar a bajas frecuencias.
  1. Mejor dispersión del sonido: Al utilizar un radiador de graves, se reduce la necesidad de rejillas o tubos de graves adicionales, lo que permite una mejor dispersión del sonido. Esto significa que el sonido se distribuye de manera más uniforme en el entorno, lo que resulta en una sensación más envolvente.
  1. Reducción de distorsiones armónicas: Con una correcta implementación, puede ayudar a reducir las vibraciones o resonancias no deseadas producidas por los transductores principales.
  1. No aumenta el consumo de energía: Al no necesitar de alimentación eléctrica propia ni amplificación dedicada, los radiadores pasivos aprovechan la energía generada por los otros componentes del altavoz sin que suponga un aumento de energía.

Desventajas

  1. Menor control sobre la respuesta de graves: Aunque los radiadores pasivos ayudan a mejorar la respuesta de bajos, también pueden ser más difíciles de controlar en comparación con los altavoces tradicionales. Esto puede resultar en una menor precisión en la reproducción de graves.
  1. Mayor tamaño y peso: Debido a que el radiador pasivo se suma al conjunto general del altavoz, esto implica que pueda ser más grande y pesado en comparación con aquellos sistemas similares que no tienen uno.
  1. Diseño más complejo y mayor coste: Los altavoces equipados con radiadores pasivos tienden a ser ligeramente más caros debido al coste adicional tanto de fabricación como de diseño técnico especializado necesario para asegurar un funcionamiento óptimo.

Conclusiones

Los radiadores pasivos son sin duda unos componentes importantes en los altavoces. Ayudan a mejorar la respuesta de bajos y la dispersión del sonido.

Su incorporación en los altavoces puede ofrecer ventajas importantes en términos de calidad de sonido y eficiencia. Sin embargo, también pueden presentar desafíos en cuanto a diseño, tamaño y control de la respuesta de bajos.

Esperamos que te hayamos ayudado a comprender cómo funcionan los radiadores pasivos y a conocer sus pros y contras. Ahora ya tienes más información para que puedas elegir tus nuevos altavoces.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la función principal de un radiador pasivo en un altavoz?

Su función principal es mejorar la respuesta de bajos. Actúa como un complemento al woofer, vibrando en respuesta a la presión del aire generado por este y generando ondas de presión adicionales. Como resultado, se obtienen graves más profundos.

¿Cómo influye el diseño y tamaño de un altavoz con radiador pasivo en su rendimiento?

Un diseño bien construido y ajustado del radiador pasivo mejora la respuesta de bajos y su control. Por contra, un radiador pasivo más grande permite una respuesta de bajos más impactante y una mayor capacidad para mover el aire.

Además, un buen diseño de gabinete minimiza resonancias no deseadas y mejora la eficiencia acústica. Es crucial considerar el espacio disponible porque el tamaño del altavoz y el radiador pasivo afectan a la forma en que se coloca y se adapta al chasis.

Algunos de los enlaces que encontrarás en esta página son de afiliados, lo que significa que si compras a través de ellos, recibiremos una pequeña comisión. Estos enlaces nos ayudan a mantener el sitio web y poder seguir proporcionándote contenido relevante y útil.

Editorial TV HiFi Pro
Editorial TV HiFi Pro

Nuestra editorial, compuesta por un equipo de apasionados redactores y profesionales en tecnología, cuenta con una amplia experiencia en la prueba y análisis de productos electrónicos. Somos un equipo altamente cualificado y apasionado acerca de la tecnología que pone su conocimiento al servicio de nuestros lectores. Creemos firmemente que todos merecemos tener acceso a información precisa y confiable a la hora de elegir cualquier dispositivo electrónico.

      TV HiFi Pro
      Logo